Home » Breaking News » Trump declara estado de emergencia ante la fortalecida tormenta Barry
La región no solo se enfrenta a importantes inundaciones sino también a la posibilidad de que el crecido río Mississippi sobrepase los diques. Foto: Reuters
La región no solo se enfrenta a importantes inundaciones sino también a la posibilidad de que el crecido río Mississippi sobrepase los diques. Foto: Reuters

Trump declara estado de emergencia ante la fortalecida tormenta Barry

Nueva Orleans se alistaba el viernes para graves inundaciones y las autoridades dijeron a los residentes que buscaran refugio, a medida que la tormenta tropical Barry avanzaba por el Golfo de México hacia la costa de Estados Unidos, donde podría tocar tierra en las próximas horas como el primer huracán del 2019.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró el estado de emergencia tarde el jueves para el estado de Luisiana, horas después de que el 50% de la producción de crudo de la región fue suspendida y las compañías evacuaron a trabajadores de las instalaciones refineras en la costa.

La tormenta tropical Barry presentaba vientos máximos sostenidos de 85 kilómetros por hora el viernes por la mañana.

Las autoridades estaban atentas al sistema de diques de la ciudad construido para evitar anegamientos procedentes del Río Misisipi, que atraviesa el corazón de Nueva Orleans y ha estado aumentando el nivel de sus aguas por encima del umbral de inundaciones en los últimos seis meses.

Se espera que Barry eleve la marea en la desembocadura de Río Misisipi e incremente el nivel de las aguas en hasta 5,9 metros el sábado, por debajo de lo inicialmente pronosticado pero aún el volumen más alto desde 1950 y demasiado peligroso para los diques de la ciudad.

Meteorólogos pronostican entre 250 y 500 milímetros de lluvias en buena parte de la costa estadounidense del Golfo de México el viernes y el sábado.

El centro de la tormenta rozaría apenas el extremo oeste de Nueva Orleans en lugar de impactarla directamente. El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, advirtió: “Mientras más información recibimos, más preocupados estamos por si ocurren lluvias torrenciales extremas”.

El miércoles la alcaldesa de Nueva Orleans, LaToya Cantrell, advirtió vía Twitter a los residentes de la ciudad que “revisaran sus planes y kits de suministro y que estuvieran alerta de los últimos pronósticos”.

“El centro de Barry estará cerca de la costa central o sureste de Louisiana el viernes por la noche o el sábado”, pronosticó el NHC en su boletín del jueves a las 15H00 GMT. También estimó una intensificación de la tormenta durante el próximo día o los dos próximos.

La región no solo se enfrenta a importantes inundaciones sino también a la posibilidad de que el crecido río Mississippi sobrepase los diques.

Un funcionario del cuerpo de ingenieros de la Armada de Nueva Orleans se mostró preocupado por los diques del sur de la ciudad, pero dijo a CBS News que parecía haber pocos riesgos.

El miércoles, funcionarios anunciaron que 118 bombas colocadas por toda la localidad estaban operando en “óptima capacidad”.

En 2005, el huracán Katrina, el más letal y costoso en la historia de Estados Unidos, inundó el 80% de la ciudad estadounidense. Recordado por la devastación que causó en Nueva Orleans, el Katrina también golpeó otras partes del estado de Louisiana como Mississippi y Alabama, dejando 1.800 muertos a su paso y causando daños por más de 150.000 millones de dólares.

– ¿El primer huracán? –

Si la tormenta se convierte en un huracán, como está previsto, será el primero de la temporada -que va desde junio hasta noviembre- en el Atlántico.

Más de 16.500 clientes quedaron sin electricidad el jueves por la mañana, indicó el proveedor energético Entergy Louisiana.

Mientras tanto, brigadas del Departamento de Transporte y Desarrollo de Louisiana levantaban barreras y limpiaban zanjas y otros escombros ante el inminente diluvio.

La zona que va desde la desembocadura del río Mississippi hasta Cameron, en Louisiana, está en alerta de huracán. Por otro lado, la zona que va desde la desembocadura del río Pearl hasta Morgan City, también en Louisiana, está en alerta de tormenta tropical.

Esta previsto que Barry -que ya ha causado importantes inundaciones- deje entre 25 y 38 centímetros de lluvia, llegando a 50 centímetros en algunas zonas, aseguró el NHC.

Por las calles ya puede verse a algunos habitantes caminando con agua hasta las pantorrillas y a otros limpiando los escombros que las inundaciones han dejado en sus jardines.

Las plataformas petroleras y los operadores de gas del golfo fueron evacuados el jueves, anunció la Oficina de Seguridad y Cumplimiento Ambiental estadounidense.

El ayuntamiento de Nueva Orleans y la Universidad Loyola fueron cerrados, así como otras instalaciones educativas. Además, está previsto que las escuelas del condado de Jefferson Parish cierren el viernes.

Se realizaron evacuaciones obligatorias en los condados de Jefferson y Plaquemines, y hubo otras evacuaciones voluntarias en la poblada isla de barrera Grand Isle, informó el noticiero web NOLA.com.

La tormenta tropical viajaba a 9 kilómetros por hora desde el último boletín del NHC y se espera que gire hacia el noroeste el jueves por la noche.

El centro, con sede en Miami, observó que los vientos aumentaron a casi 64 km/h y anunció que era posible que hubiera “uno o dos tornados” durante la noche del jueves o del viernes en las zonas del sur de Louisiana y Mississippi.

Fuente: El Comercio