Home » Breaking News » El Gobierno argentino dice que los aumentos en el precio de los combustibles buscan proteger empleos
11729731m

El Gobierno argentino dice que los aumentos en el precio de los combustibles buscan proteger empleos

El ministro de Energía y Minería de Argentina, Juan José Aranguren, aseguró hoy que los aumentos en el precio de los combustibles en el país son a causa de la corrección cambiaria a partir de la salida del ‘cepo’ al dólar y pretenden proteger los puestos de trabajo en el sector petrolero.

El precio de los combustibles líquidos en Argentina aumentó este domingo por cuarta vez este año, en un promedio del 10 %.

“Esto es un reflejo de algo que se había discutido con la industria a principios de año de ir reflejando de forma gradual el impacto que había tenido en el insumo principal, que es el crudo, la corrección cambiaria a partir de la salida del cepo”, dijo Aranguren en declaraciones a Radio Mitre.

Con apenas una semana de gestión, el pasado 16 de diciembre el Gobierno de Mauricio Macri anunció el fin a las restricciones cambiarias, conocido como “cepo” al dólar, establecido por el Ejecutivo de Cristina Fernández (2007-2015).

El objetivo del nuevo Ejecutivo era “normalizar la economía” y recuperar la senda de crecimiento tras cuatro años de estancamiento, lo que generó una fuerte devaluación de la moneda.

Aranguren argumentó que en lugar de aplicar un aumento en los combustibles por única vez en enero “en forma de shock”, se hicieron aumentos parciales, de 6% en enero, otro 6% en marzo, un 6 % abril y el 10 % en mayo, con lo que queda un acumulado total del 31 %.

“Que compara con el incremento del costo de la materia prima en pesos del 35 %”, matizó.
Consultado por la razón por la que el consumidor no nota en los precios, la caída del valor del petróleo, el ministro argumentó que cuando en el pasado “el petróleo subió”, en Argentina se realizaron “ciertas políticas” por las que se impuso un precio de los combustibles y del petróleo muy bajo que terminó “desincentivando la inversión”.

“Y generando las condiciones para que hoy se esté importando no solo electricidad y gas natural, sino también petróleo crudo y derivados”.

Es así que explicó que en “un mercado libre”, cuando se registra una caída brusca de un precio, como en este caso el del crudo, automáticamente la inversión desaparece en el sector y se genera desempleo en la actividad.

“Caen los precios y aumenta la desocupación”, remarcó.
Por este motivo, desde el Ejecutivo se trata de ir amortiguando esa caída a los efectos de proteger los puestos de trabajo del sector petrolero, especialmente en aquellas provincias que son productoras, donde la actividad petrolera mueve la economía de la provincia.

Aranguren señaló que actualmente hay entre 350.000 y 400.000 familias que viven de la actividad petrolera en Argentina, por lo que el fin es ir administrando esta situación de forma de evitar despidos.
Indicó además que los impuestos son un elemento importante en el precio final, que en el combustible rondan entre el 38 y el 47 % dependiendo del producto.

En este sentido, el ministro subrayó la intención del Gobierno de proponer en el Congreso un cambio en la política impositiva en los combustibles, para poder utilizarla como una forma de aplicar “política energética” para amortiguar oscilaciones bruscas en el movimiento del precio de los hidrocarburos.

Asimismo, destacó que para bajar los impuestos es necesario iniciar un proceso parlamentario que requiere un largo trámite, aunque no descartó que se pueda discutir en las Cámaras cuál es la mejor forma de establecer una política impositiva sobre los combustibles.