Home » Breaking News » La Comisión de la Verdad, Justicia y Paz de Nicaragua redujo de 269 a 253 el número de muertos
En el informe anterior esa Comisión contabilizó 269 fallecidos producto de la crisis sociopolítica que vive el país, "los que después de haber realizado un proceso riguroso de investigación y análisis se confirmó que hubo un total de 253 víctimas", según el nuevo reporte. EFE/Archivo
En el informe anterior esa Comisión contabilizó 269 fallecidos producto de la crisis sociopolítica que vive el país, "los que después de haber realizado un proceso riguroso de investigación y análisis se confirmó que hubo un total de 253 víctimas", según el nuevo reporte. EFE/Archivo

La Comisión de la Verdad, Justicia y Paz de Nicaragua redujo de 269 a 253 el número de muertos

Managua, 6 feb (EFE).- La denominada Comisión de la Verdad, Justicia y Paz de Nicaragua redujo de 269 a 253 el número de muertos en el marco de las protestas contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega iniciadas el 18 de abril pasado, según un informe divulgado este miércoles.
En el informe anterior esa Comisión contabilizó 269 fallecidos producto de la crisis sociopolítica que vive el país, «los que después de haber realizado un proceso riguroso de investigación y análisis se confirmó que hubo un total de 253 víctimas», según el nuevo reporte.
La Comisión explicó que en la anterior lista incluyeron personas que fallecieron por muerte natural o en otras circunstancias, o bien que no existen en el registro civil de las personas o lo registraron dos veces con diferentes nombres o apellidos.
Entre los 253 fallecidos que contabilizan, 243 son hombres y 10 mujeres, entre ellos 19 menores de 18 años, indicó esa Comisión.
Managua, con 95 fallecidos, es el departamento con más muertos en el marco de la crisis, seguido de Masaya (36), Carazo (27), Matagalpa (20), León (15), Estelí (13), Caribe Norte (10), Río San Juan (9), Jinotega (8), Chinandega (7), y el resto en los demás departamentos o provincias.
Asimismo, indicó que de las 253 personas fallecidas durante los hechos violentos, verificaron que 220 se encuentran directamente relacionados al conflicto, 27 murieron en «fuego cruzado» y seis de formas indirectas.
Esa Comisión identificó entre los muertos a 48 de supuesta filiación sandinista, 31 del denominado Movimiento 19 de Abril o de Autoconvocados que son opositores al Gobierno, 22 oficiales de la Policía Nacional, y de 152 no tienen información.
Además, que 140 fallecieron a consecuencia de los tranques o bloqueos de vías instalados para protestar contra el Gobierno, 31 en las manifestaciones contra las reformas a la seguridad social, 27 en «fuego cruzado», y el resto en otras circunstancias, incluyendo seis miembros de una familia que murieron calcinados en su casa de habitación.
De los 253 fallecidos, el Instituto de Medicina Legal logró realizar 109 autopsias que determinaron que las causas de muertes en 102 casos fueron ocasionados por armas de fuego, lo que representa un 93,6 por ciento de la muestra, según el informe.
Los disparos mortales fueron localizados en la cabeza (37), tórax (37), abdomen (17), rostro (3), corazón (2), y el resto en otras partes del cuerpo, según las autopsias.
En el caso de heridos, esa Comisión registra 2.018 (1.819 hombres y 199 mujeres) entre el 18 de abril y el 31 de enero pasado.
Esa Comisión ha sido criticada por diversos sectores que dudan de su trabajo y su independencia, ya que fue creada exclusivamente por diputados afines al presidente Ortega y a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.
Desde el pasado 18 de abril Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado entre 325 y 561 muertos, de 340 a 767 detenidos, cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, según organismos humanitarios.
El presidente Ortega reconoce 199 muertos y 340 detenidos a los que llama «terroristas», «golpistas» y «delincuentes comunes».
La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de «más de 300 muertos», así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros abusos contra los manifestantes y opositores.
Mientras el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), tutelados por la CIDH, asegura que existen pruebas para argumentar que el Gobierno de Ortega ha incurrido en delitos de lesa humanidad en el marco de la crisis.
Ortega, quien lleva doce años en el poder de manera continua, no acepta responsabilidad en la crisis ni tampoco los señalamientos generalizados sobre graves abusos de las autoridades contra los manifestantes antigubernamentales, y denuncia ser víctima de intento de «golpe de Estado» que, asegura, ya ha sido aplacado.